LA PRESENCIA DE LÍMITES HIERE AL CORAZÓN. NO HAY DIOS POR EXCESO DE DIOS. EN PALABRAS SIN HABLA EL AMOR SE REFUGIA, DIALOGA CON LO NO VISTO NI TRATADO. SON LAS COSTUMBRES DE LA INFANCIA. TE VEO EN UNA MESA CON MANTELES QUE PUSO LA NOCHE Y ESCALONES QUE SUBEN AL VINO. AHÍ SE QUEDA EL ÁNIMA PURGADA, LAS PREGUNTAS QUE NO SE QUIEREN IR, SIN PIEDAD, SIN HORARIO…