LA ETERNIDAD EN UNA CANCIÓN

Una versión luminosa del clásico de Judy Garland, una más entre miles, pero con el toque hawaiano que con gracia y talento le dio el cantante de nombre bonito y apellido impronunciable. Es lo que pasa con (casi) todos los clásicos. Finalmente, uno termina adorando el original.

Como decía María Elena Walsh, Judy Garland es eterna como el sol. Puede ser que “El Mago de OZ” resulte hoy un poco antigua y que huela a naftalina, pero “Over The Rainbow” sigue luciendo tan fresca y mágica como entonces.

Alberto Bemposta

Anuncios